Buscar

trastornosdellenguajeylacomunicacion

Agnosia auditiva verbal

La agnosia auditiva verbal fue descrita por Rapin et al en 1977. En estos casos existe una incapacidad para descodificar el lenguaje recibido por vía auditiva. En los niños autistas con este nivel de afectación, no se observan, a diferencia del niño puramente disfásico, esfuerzos para comunicarse mediante medios no verbales (dibujos y gestos). Por el contrario, el niño utiliza al adulto como un objeto, manipulado para satisfacer sus deseos. Es típico constatar cómo el niño coge de la mano a su madre, dirigiéndola a su objetivo, sin mediar ninguna mirada, ni cualquier otra interrelación comunicativa. Los autistas con esta disfunción lingüística suelen ser los más gravemente afectados. Se añade habitualmente un retraso mental, que acentúa el trastorno.

Este trastorno es el que con mayor frecuencia se asocia a epilepsia y/o alteraciones paroxísticas en el EEG. Ello plantea interesantes cuestiones sobre la relación entre estos cuadros de autismo gravemente disfásicos y la afasia epiléptica adquirida de Landau-Kleffner.

Síndrome fonológico-sintáctico.

Es el trastorno específico del lenguaje más habitual, tanto entre autistas, como no autistas, y, a veces, es difícil de diferenciar, en casos leves, del retraso simple del lenguaje. Se expresa por una pobreza semántica y gramatical, acompañada de una vocalización deficiente, lo cual condiciona un lenguaje poco inteligible sobre todo para los adultos no familiarizados con su forma de hablar. Si bien la comprensión está más o menos alterada, el trastorno se manifiesta especialmente como un déficit expresivo.

Síndrome léxico-sintáctico.

En estos casos la afectación reside principalmente en la capacidad para evocar la palabra adecuada al concepto o a la idea. Debido a que se añaden dificultades pragmáticas, es difícil establecer los límites de este trastorno, tanto con respecto al síndrome semántico-pragmático, como con el fonológico-sintáctico.

Síndrome semántico-pragmático.

Es el trastorno del lenguaje más interesante y más estudiado en niños autistas. Su importancia deriva de que está conectado, no exclusivamente con el déficit lingüístico, sino que es también una manifestación lingüística del cuadro autista en su vertiente social; por ello merece una consideración más amplia en otro apartado.

Mutismo selectivo.

Los niños que padecen este trastorno tienen capacidad para hablar normalmente, pero en determinadas situaciones (en especial, en el colegio o con desconocidos) no utilizan prácticamente ningún lenguaje. Muchos aspectos del mutismo selectivo son similares a los hallados en los autistas de funcionamiento elevado y SA. Por ello se ha propuesto que posiblemente exista una relación entre estos trastornos.

Trastornos de la prosodia.

La prosodia incluye los aspectos del habla no relacionados directamente con la descodificación de grafema a fonema. Por tanto, se refiere a la entonación y al ritmo que se aplica al lenguaje. En niños autistas de funcionamiento alto y en el SA no es raro observar trastornos de este tipo, que pueden añadirse a otros problemas lingüísticos.

En ocasiones, el tono de voz que utiliza el niño puede producir una sensación de pedantería; en otros casos, se expresa con una entonación excesivamente aguda, o con formas de voz muy peculiares, que acentúan la extravagancia del lenguaje. Entre los criterios diagnósticos de Gillberg figura, como una de las posibles disfunciones del lenguaje y del habla, la alteración prosódica.

Anuncios

TRASTORNO DE LA VOZ Y LA RESONANCIA

TRASTORNO DE LA VOZ Y LA RESONANCIA

La voz de cada persona tiene un sello tan particular, que permite se le identifique fácilmente a través de ella. Ello se debe a que su boca, faringe y estructuras adyacentes –si bien similares en sus rasgos esenciales a la de otras personas- acusan diferencias que se traducen en gamas de frecuencia y sonido y timbres muy peculiares.

La voz se produce en la laringe, porción modificada de la tráquea, al vibrar dos bandas elásticas, las cuerdas vocales, que entran en acción por la corriente espiratoria de aire de los pulmones: dicho proceso se conoce como fonación.

Las cuerdas vocales tienen pliegues musculares, en los hombres es de 22mm y en la mujer de 18mm.

Las alteraciones de la voz pueden ocurrir en cualquiera de sus características: intensidad, tono, y timbre.

Intensidad: Corresponde, en términos de medición objetiva, a los decibeles (unidad de comparación de magnitudes) y, en términos de la percepción humana, a la evaluación de la energía de la voz. (Bermeosolo Bertrán, 2010)

Tono: Corresponde en términos de medición objetiva, a la frecuencia de las ondas sonoras y, en términos de la percepción humana, a la evaluación de lo agudo o grave del sonido y a su carácter melódico.

Timbre: Corresponde, en términos de medición objetiva, a la frecuencia y amplitud de las ondas sonoras que determinan el tono fundamental y sus respectivos armónicos y, en términos de la percepción humana, a la cualidad particular de la voz de determinada persona.

 TRASTORNOS DEL LENGUAJE SECUNDARIOS A OTRAS CONDICIONES

Para hablar se precisan unas ideas que transmitir y un cuerpo para emitirlas: función del hablante-vertiente expresiva del lenguaje. Y para que la comunicación sea efectiva ha de llegar al oyente; éste recibe las ideas en forma de palabras y las entiende (vertiente comprensiva). El cuerpo del sujeto emisor (hablante) y el del sujeto receptor (oyente) son los instrumentos a través de los cuales la comunicación oral se efectúa. Cuando existe una alteración en el instrumento es muy posible que se observe también una alteración en el habla o lenguaje. Es aquí donde se sitúan los trastornos del lenguaje secundarios a un déficit instrumental.

Para la producción y la recepción del lenguaje se precisan unos órganos y estructuras:

– Producción: a) Sistema nervioso central (SNC), donde surge el deseo y la necesidad, y se programa la acción, y b) Órganos bucofonatorios, donde se recibe la orden y se ejecuta la acción.

– Percepción: a) Aparato auditivo, donde se reciben los sonidos; y b) SNC, donde los sonidos cobran sentido y se posibilita la comprensión.

Al estudiar los trastornos del lenguaje debidos a un déficit instrumental se observan cambios en las estructuras básicamente relacionadas con el SNC, el aparato auditivo y los órganos bucofonatorios.

El presente artículo trata especialmente del déficit instrumental debido a alteraciones periféricas centradas en los órganos bucofonatorios que producen disfunciones mecánicas y articulatorias, enmarcándose de forma general las causas y las diferentes patologías. Detallar el tratamiento específico para cada caso no es el objetivo de este trabajo.

Según Ingram, advierte que los trastornos secundarios se pueden presentar combinados:

  • Defectos mentales.
  • Defectos de la audición o pérdida auditiva.
  • Disfasia “auténtica” (afasia, por daño cerebral).
  • Trastornos “psiquiátricos”: aquí incluye las psicosis, el autismo y el mutismo selectivo.
  • Deprivación social grave.

 AUTISMO

El autismo es un trastorno del desarrollo, de inicio precoz, que comporta alteraciones en: 1. La interacción social; 2. La comunicación/lenguaje, y 3. La flexibilidad de conductas, intereses y actividades.

La diferencia con los TED viene determinada por el hecho de que en los TGD están afectadas diversas funciones, a diferencia de los TED, donde se afecta preferentemente una sola función. Por otro lado, en los TED, el niño se comporta como si estuviera en un estadio cronológico anterior al que le corresponde. En los TGD existen alteraciones cualitativas que no son normales en ningún estadio del desarrollo.

Estamos, por tanto, ante un trastorno del desarrollo y, como tal admite, una gran variabilidad cuantitativa y cualitativa. La tendencia actual es considerar el autismo como un espectro amplio de trastornos que comparten aspectos comunes, pero ante los cuales está por definir de forma definitiva cuáles son los subtipos que lo integran. Esta idea ha quedado reflejada tanto en el DSM-IV como en el ICD-10. Ambas categorizaciones incluyen bajo el concepto de TGD tanto el trastorno autístico clásico, como trastornos muy próximos al autismo. Dichos trastornos son: el trastorno de Asperger, el trastorno desintegrativo infantil y el trastorno generalizado del desarrollo no especificado de otra forma (TGD-NE).

Un fenómeno lingüístico, prácticamente patognomónico deniños autistas es el uso del ‘tú’ o el ‘él’, para sustituir el ‘yo’. Esta peculiaridad podría ser una forma de ecolalia [16]. También es posible que este fenómeno tenga alguna relación con los defectos cognitivos sociales, propios del autista, como se verá más adelante.

Además de la capacidad expresiva, suele estar afectada la comprensión, si bien este aspecto puede ser más difícil de reconocer. En ocasiones se plantea la duda sobre la existencia de una sordera.

Cuando se intenta categorizar los trastornos del lenguaje del niño autista, puede hacerse desde dos planteamientos conceptuales distintos, aunque no necesariamente contradictorios. Por un lado, desde el punto de vista de Bishop, todos los trastornos del lenguaje encajan en el concepto unificador de trastornos específicos de lenguaje, independientemente de que esté afectada la capacidad receptiva, la expresiva o ambas. En realidad, el déficit expresivo siempre va asociado a un déficit de comprensión, si bien con técnicas convencionales puede ser difícil de poner en evidencia.

Rapin prefiere mantener distintas categorías, puesto que de esta forma queda mejor definido el tipo de problema lingüístico.

Según este criterio, Rapin define en el autista síndromes de déficit lingüístico, que no difieren esencialmente de los descritos en el niño no autista. La tabla I enumera los trastornos del lenguaje descritos en autistas. Featured image

CLASIFICACIÓN DE LOS TRASTORNOS DEL LENGUAJE

TIPOS Y CLASIFICACIÓN DE LOS TRASTORNOS DEL LENGUAJE

Featured image

Se empezará por analizar los tipos y clasificaciones de dificultades y trastornos, siguiendo el Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos (DSM-IV).

Tipos de trastornos y de dificultades lingüísticas.

El trastorno del habla y lenguaje es un problema de la comunicación en la que están relacionadas áreas auditivas, para comprender e intercambiar información; y, las áreas motoras relacionadas con el habla y la expresión oral.

El DMS-IV propone la siguiente clasificación:

  • Trastorno del lenguaje expresivo. (Vocabulario limitado, errores en los tiempos verbales, dificultad en los tiempos verbales).
  • Trastorno del lenguaje receptivo expresivo. (Dificultad para comprender palabras o frases).
  • Trastorno fonológico. (Son alteraciones de fluidez, repetición de sonidos y sílabas; además, tienen incapacidad para utilizar el habla propia del sujeto y acorde a su edad).
  • Tartamudeo (disfemia). (La tartamudez es un trastorno de la comunicación (no un trastorno del lenguaje) que se caracteriza por interrupciones involuntarias del habla que se acompañan de tensión muscular en cara y cuello, miedo y estrés.

 Afasias motoras y sensoriales.

Las afasias son alteraciones del lenguaje (compresión o producción( por disfunción o daño cerebral.

Pueden darse en el lenguaje verbal, escrito y por señas. Estos pueden ser:

  • Expresiva, motora, no fluida o de Broca.
  • Receptiva, sensorial, fluida o de Wernicke.

La afasia de Broca o motora es cuando se pierde el habla, por la porción laríngea y respiratoria.

Las personas con este trastorno presentan:

  • Pocas palabras (escritas o habladas).
  • Lenguaje telegráfico.
  • Omiten las palabras.
  • Hablan agramaticalmente.
  • Tienen anomia (sin nombre).
  • Problemas de articulación.

La afasia de Wernicke o sensorial es una lesión del área de Wernicke en uno de los dos hemisferios (izquierdo o derecho) dominantes.

Las personas con estos trastornos presentan:

  • Palabras escritas o habladas pero no saben lo que dicen.
  • Hablan de forma fluida, sin significado.
  • Usan la gramática correcta.

Retraso específico y simple del lenguaje.

En el retraso específico del lenguaje, la edad mental del niño no es acorde al lenguaje al que manejan otros niños de su misma edad, por ende, la compresión es inferior y débil; además presentan alteraciones en la pronunciación de los fonemas y en la expresión.

En el retraso simple del lenguaje, no presentan ningún tipo de patología, así que, tardan más en alcanzar la comprensión del lenguaje; además, presentan un escaso vocabulario, dificultad en la comprensión de órdenes sencillas y desfase cronológico.

Retraso del habla.

Como la palabra lo dice, tardan en empezar hablar y lo desarrollan cerca de los dos años de edad, este es uno de los trastornos más frecuentes relacionados con el lenguaje, pero si se diagnostica a tiempo y en manos de un terapista del lenguaje, se puede llegar a trabajar este trastorno.

Debemos tener presente si en el niño existe alguna base patológica (retraso mental, parálisis cerebral, autismo o déficits auditivo).

ALTERACIONES DEL HABLA QUE AFECTAN A LA ARTICULACIÓN

MANIFESTACIONES DE  LAS ALTERACIONES DEL HABLA.Featured imageFeatured imageFeatured image

ALTERACIONES QUE AFECTANNLA FLUIDEZ VERBAL

Featured imageFeatured image

ALTERCIONES QUE AFECTAN LA VOZ

Featured image

Featured image

TRASTORNOS DEL LENGUAJE Y LA COMUNICACION.

Para introducir el tema de los trastornos de la comunicación y el lenguaje, consideramos necesario comenzar enunciando los conceptos básicos sobre los mismos.

Comunicar, es reconocer la existencia del otro, es intercambiar pensamientos, sentimientos y deseos, es, en definitiva, tener algo que comunicar, es poner cosas en común.

La comunicación no es exclusivamente humana, todas las especies desarrollan estrategias de comunicación con sus congéneres desde que nacen, con el fin de asegurarse la supervivencia.

Según la RAE define al lenguaje como: conjunto de sonidos articulados con que el hombre manifiesta lo que piensa o siente.

Competencias y valoraciones asociadas.

Entre los obstáculos que examina un destacado investigador en el área, David Crystal (1983), está el hecho de que -contrariamente a lo que se cree- no resulta siempre fácil distinguir entre:

  • Trastornos de la expresión (o producción) y trastornos de la recepción (o compresión)
  • Trastornos orgánicos y trastornos funcionales.
  • Trastornos del habla y trastornos del lenguaje.
  • Retardos del habla y trastornos del lenguaje.
  • Compartimiento normal y comportamiento anormal.

A continuación se resume, siguiendo al lingüista Coseriu, los diferentes planos en que nos desenvolvemos simultáneamente en nuestro discurso.

Mapa 2

TRASTORNO DEL LENGUAJE Y LA COMUNICACIÓN

Hola amigos, esta es mi página de WordPress.

Aquí encentrarás información relacionada a los Trastornos del Lenguaje y la Comunicación.

Blog de WordPress.com.

Subir ↑